Be sure you have the right it before doing it right!

En varios posts hemos hablado de la importancia de integrar la cultura del piloto a la hora de organizar el proceso de innovación. Innovar supone probar lo que nunca hemos probado antes y la consecuencia inevitable es un porcentaje relevante de errores e iniciativas fallidas (término más apropiado que fracasos). Fallar es un problema si no nos organizamos para ello y si nuestro objetivo es evitar el error como sea. El innovador sabe que fallará unas cuantas veces antes de acertar y por eso integra el error en su proceso. Y la manera de hacerlo es sistematizar pilotos y prototipos para poder equivocarse sin consecuencias negativas. Continua leyendo