Los seis perfiles de un grupo creativo equilibrado

Existen infinidad de tests en la red que intentan demostrar si tenemos una personalidad creativa. Pero a día de hoy no hemos encontrado ninguno que nos haya convencido. Probablemente porque el punto de base suele ser equivocado: al contrario de lo que se pueda pensar no existe un perfil creativo ideal sino varios: diferentes tipos de perfiles, diferentes maneras de ser creativos y con diferentes aportaciones al proceso creativo.

Para nosotros, existen 6 tipos de perfiles. Todos ellos son necesarios, ya que cumplen diferentes roles del perfil creativo. Existen, entonces:

  • El  “iluminador”: lanza retos y ayuda a crear visión
  • El “rompedor”: genera ideas “locas”, esta primera chispa que permite hacer pensar de manera diferente al resto de los miembros del grupo, en especial a los expertos.
  • El “aterrizador”: recoge las ideas más “locas” o rompedoras, las transforma en ideas más “razonables” sin que pierdan el elemento rompedor y las materializa en conceptos concretos
  • El “transformador” : pasa de la idea o del concepto a un proyecto bien definido, con roadmap, estudio de viabilidad, responsabilidades definidas, metas, piloto,…
  • El “gestor” de proyecto: que sabe llevarlo a cabo, movilizar la empresa,…
  •  Los “expertos externos” y los “no expertos”: ayudan en cualquier momento del proceso
    al aportar aire fresco que ayuda a abrir la mente de los demás. Participan sin prejuicios, “sólo” con su sentido común y otro tipo de experiencias.

Una persona puede ser capaz de asumir más de un rol pero nuestra experiencia nos dice que los más indicados para los primeros pasos no suelen ser los mejores para gestionar los últimos pasos. Es muy importante que en una sesión de creatividad estén presentes todos ellos para asegurar el buen resultado de la misma.

La sesión creativa no puede funcionar sólo con expertos ya que ellos son los que más juicio tendrán sobre el tema a tratar y será difícil que consigan llegar a ideas rompedoras. Por eso es importante tener un grupo equilibrado y heterogéneo.

Además el grupo creativo ideal suele estar formado de +/- 8 a12 personas para asegurar una masa crítica mínima que aporte riqueza al grupo. La creatividad se beneficia del grupo porque las ideas de uno ayudan a hacer pensar a los otros y ello permite que dichas ideas fluyan con facilidad y así generar un volumen de ideas importante porque la mejor manera de tener una idea buena es tener muchas.

Por eso es tan importante la presencia de perfiles diferentes con un nivel de conocimiento distinto y desde distintas perspectivas sobre la materia a trabajar para que sus aportaciones sean complementarias y salgamos con ideas diferentes y que aportan valor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>